Comorbilidades

  1. Comorbilidades

Entre los pacientes que se presentan con clínica de síndrome del intestino irritable (SII o IBS, del inglés Irritable Bowel Syndrome) hay, entre otros, celíacos no diagnosticados y personas con sensibilidad al gluten/trigo. A menudo también se observa relación con la depresión y con estados de ansiedad.

El debate sobre la relación del SII con otras enfermedades es muy amplio. Dado que todavía no se han aclarado del todo las causas del SII y que los síntomas son muy variados y poco específicos, apenas se pueden sacar conclusiones concretas sobre las posibles razones de la asociación con múltiples comorbilidades, y a menudo se asocia con trastornos psíquicos y somatoformes.

Es un hecho que los pacientes con SII a menudo presentan intolerancias alimentarias, por lo que estos diagnósticos deberían considerarse. Los estudios existentes hasta la fecha sobre la prevalencia de la enfermedad celíaca entre los pacientes con intestino irritable no han aportado hasta el momento resultados unívocos, y los médicos estiman una tasa de prevalencia de entre el 0,4 y el 11 %. Se sospecha que entre los pacientes con SII también haya personas con sensibilidad al gluten/trigo. Para aclarar la situación, debería realizarse un estudio diagnóstico para descartar la enfermedad celíaca. Es más controvertido si los pacientes deben seguir una dieta sin gluten para observar si en un plazo de 1 a 2 semanas mejoran los síntomas. Además de las intolerancias alimenticias, la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca, hay otra serie de diagnósticos diferenciales que deben sopesarse.

En general, en los pacientes con SII también se debería considerar, y en caso necesario tratar, el componente psicológico. Incluso en los niños existen indicios de la interconexión con la depresión y los trastornos de ansiedad; al parecer, estos trastornos se dan más a menudo en los niños con dolor abdominal funcional que en los niños sanos. Asimismo, existen indicios de que el dolor abdominal crónico en la infancia se asocia con un mayor riesgo a largo plazo de sufrir dolor abdominal y otros síntomas somáticos (por ejemplo: dolor de cabeza y/o trastornos psicosociales, como trastornos de ansiedad o ausencias frecuentes en la escuela o el trabajo).

Indicios prácticos para determinar enfermedad celíaca en pacientes con Síndrome del Intestino Irritable

  • Examine a los pacientes con síntomas inducidos por el gluten mediante pruebas serológicas y una biopsia del intestino delgado.
  • Antes de confirmar el diagnóstico de SII, examine a todos los pacientes que cumplan los criterios para el diagnóstico de SII, especialmente si tienen un componente de diarrea, en busca de enfermedad celíaca.
  • Si no es posible diagnosticar ni descartar claramente la enfermedad celíaca, debería pedir opinión a un gastroenterólogo especializado.
  • Si el resultado del examen para enfermedad celíaca es negativo, pero el paciente tiene molestias relacionadas con el gluten, puede considerarse seguir una dieta sin gluten bajo supervisión médica.