Definición

  1. Dr. Schär Institute
  2. Definición

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno digestivo caracterizado por la existencia de dolor abdominal asociado a alteración del tránsito digestivo de forma crónica sin que se reconozca una alteración orgánica, metabólica o bioquímica específica para ello. Se engloba dentro de los llamados trastornos funcionales digestivos. El SII limita considerablemente la calidad de vida del paciente.

Las manifestaciones clínicas son muy heterogéneas, por lo que desde hace años se recurre a criterios desarrollados por consenso de expertos para su definición.

Los primeros criterios utilizados fueron los de Manning y Kruis. Desde los años 90 del siglo pasado, el Grupo de Roma (grupo internacional de expertos en trastornos funcionales) ha ido consensuando criterios que se adaptaban a los conocimientos, habiéndose producido los criterios de Roma I, II, III y los actualmente vigentes criterios de Roma IV.

Criterios de Roma IV para el síndrome del intestino irritable en los adultos

A) Dolor abdominal recurrente, al menos, un día por semana, asociado con dos o más de los siguientes criterios

  • Relacionado con la defecación.
  • Asociado a un cambio en la frecuencia de las heces.
  • Asociado a un cambio en la forma (aspecto) de las heces.

B) Los síntomas deben ocurrir desde, al menos, 6 meses y estar presentes durante los últimos 3 meses.

El SII puede aparecer en todos los grupos de edad, pero afecta sobre todo a las personas de mediana edad entre los 35 y los 50 años.

Otros criterios para el Síndrome del Intestino Irritable en niños

Para los niños y jóvenes se aplican los criterios de Roma IV para investigar la existencia del SII. Es decir, en el caso de los niños, deben cumplirse estos criterios para el diagnóstico del síndrome del intestino irritable:

A) Dolor abdominal, al menos, 4 días por mes asociado con uno o más de los siguientes, al menos, durante 2 meses previos al diagnóstico:

  • Relacionado con la defecación.
  • Cambios en la frecuencia de defecación.
  • Cambios en la forma o apariencia de las deposiciones.

B) En niños con estreñimiento, el dolor no se resuelve con la resolución del mismo.

C) Después de una evaluación médica apropiada, los síntomas no pueden atribuirse a otra condición.

  • No olvidar la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten/trigo

    Los científicos sospechan que los pacientes con SII podrían ser potenciales pacientes celíacos sin diagnosticar. Algunos estudios, como por ejemplo el estudio GIBS («Gluten-free diet in IBS») del hospital universitario Charité de Berlín o los estudios Glutox de Italia, se dedican actualmente a este campo. Tanto los pacientes con el síndrome del intestino irritable como las personas celíacas presentan molestias gastrointestinales repetitivas no específicas similares que perduran durante mucho tiempo. Debido al diagnóstico específico, la enfermedad celíaca es relativamente fácil de descartarla en caso de duda. Sin embargo, en el caso de la sensibilidad al gluten/trigo, que también debe tenerse en consideración y que a menudo va acompañada de síntomas cognitivos, no existe hasta la fecha una prueba específica. El diagnóstico, de sensibilidad al gluten/trigo, solo es válido si se excluyen la enfermedad celíaca y alergia al trigo y se reacciona positivamente a la alimentación sin gluten.