Terapia

  1. Dr. Schär Institute
  2. Terapia

El impacto del síndrome del intestino irritable (SII o IBS, del inglés Irritable Bowel Syndrome) es muy variable según el paciente, y las características clínicas muy heterogéneas, por lo que no existe un tratamiento estándar. Actualmente, el tratamiento se enfoca en función del síntoma predominante del paciente y de la alteración del tránsito intestinal que exista.

Para poder tratar de forma adecuada a los pacientes con SII, debe diferenciarse entre la predominancia de estreñimiento, la predominancia de diarrea y el hábito intestinal mixto o con patrones cíclicos.

Tratamiento a base de medicamentos y enfoques medicinales alternativos

El tratamiento a base de medicamentos debe realizarse en función de los síntomas que se presentan. El éxito se evalúa con la mejoría de los síntomas y la tolerancia del paciente. Si el tratamiento no resulta satisfactorio, pueden iniciarse o combinarse otros medicamentos o enfoques medicinales alternativos, aunque estos últimos no deben recomendarse si no se cuenta con datos suficientes. En casos aislados pueden sopesarse tratamientos complementarios, como la acupuntura.

Los niños con SII deberían recibir asistencia psicosocial complementaria siempre que sea necesario, y en casos de rechazo del tratamiento, debería incluirse la ayuda de un gastroenterólogo infantil, así como evitarse las modalidades de tratamiento complementarias o alternativas. Además, en el caso de los adultos también hay que tener en cuenta la salud psíquica. Es habitual que aparezcan otras enfermedades graves, como la depresión. Si existe una comorbilidad psíquica (depresión, trastorno de ansiedad), se pueden prescribir antidepresivos.

  • Tratamiento a base de medicamentos del síndrome del intestino irritable

    Resumen sobre el uso del tratamiento a base de medicamentos del Síndrome del Intestino Irritable en adultos y niños

    Descarga

Otros enfoques terapéuticos para pacientes con el intestino irritable

Probióticos y prebióticos

Elegir la cepa bacteriana según la sintomatología
Debido a la influencia que ejerce una flora intestinal alterada o una colonización bacteriana incorrecta en el cuadro clínico, muchos médicos recomiendan a sus pacientes la administración de preparados probióticos. Distintos metaanálisis han demostrado que se observa una mejora de todos los síntomas, especialmente en relación con los dolores abdominales. No obstante, el diseño de los estudios es tan distinto que no se han podido sacar conclusiones seguras sobre cuál es el probiótico más adecuado, las dosis y la forma de administración. Por lo tanto, pueden emplearse probióticos específicos en el tratamiento del SII, siempre y cuando la elección de la cepa se realice de acuerdo con la sintomatología que presente el paciente.

Fibra alimentaria

La fibra soluble es recomendable

En caso de molestias con predominio de estreñimiento puede emplearse la fibra alimentaria en el tratamiento. Debería utilizarse preferiblemente fibra soluble, como psilio/plantago e ispágula, y la cantidad debe aumentarse hasta llegar a los 10-20 g al día. No obstante, también hay que tener en cuenta que podrían producirse efectos secundarios, como una mayor flatulencia. Es importante empezar con dosis bajas y aumentarlas gradualmente y ajustar la cantidad según la tolerancia. Es importante evaluar el consumo habitual de fibra del paciente, ya que sería innecesario si este consumo era alto. El suplemento de fibra como tratamiento único no tiene grandes resultados clínicos, por lo que puede utilizarse en combinación con otros tratamientos. Con el consumo aumentado de fibra, hay que prestar atención a que la ingesta de líquidos sea suficiente.

La fibra soluble es adecuada también en el tratamiento de los pacientes con SII con diarrea o dolor predominante. La fibra soluble liga más agua que la no soluble y, por tanto, hace que las heces sean homogéneas. Hay que seleccionar correctamente el tipo de fibra ingerida, porque, por el contrario, la fibra insoluble puede empeorar las molestias en estos pacientes, como demuestran algunos estudios.

Aceite de hierbabuena

Relajación del intestino
según numerosos artículos, el aceite de menta ejerce un efecto positivo en los síntomas de los pacientes con intestino irritable relajando la musculatura lisa del tracto intestinal. Por lo tanto, el aceite de menta debería utilizarse en los pacientes con SII con molestias leves, antes de introducir una medicación.

Reducción de las grasas

Una alimentación pobre en grasa puede aportar alivio
La comida rica en grasa empeora las molestias gastrointestinales en muchos pacientes con SII, habiéndose demostrado que exacerba las alteraciones motoras y sensitivas intestinales en pacientes con SII.

Antibióticos

Modificación de la flora intestinal con antibióticos específicos

Las nuevas estrategias terapéuticas no tienen como objetivo tratar la presencia de un posible sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

Un antibiótico ideal debería ser de amplio espectro, es decir, ser activo contra grampositivo y gramnegativo, surtir efecto en bacterias aerobias y anaerobias, mostrar una acción en el tubo digestivo sin efectos sistémicos, ser seguro para los niños, los adultos y las embarazadas, y ser rentable.

Los estudios clínicos con algunos antibióticos, como rifaximina, han demostrado una superioridad frente al placebo en pacientes con SII que no tienen estreñimiento.

Tratamientos específicos en función de los síntomas

Tratamiento de la diarrea en adultos con Síndrome del Intestino Irritable

Desde el uso de fibra alimentaria hasta el uso de medicamentos específicos
No existe una distinción en el tratamiento de la mayoría de los síntomas asociados a la diarrea y la urgencia para defecar. Entre las posibles estrategias para el tratamiento de la diarrea en pacientes con SII en la edad adulta se encuentran la fibra, los probióticos, la loperamida, los productos fitoterapéuticos, la colestiramina, los espasmolíticos (como la mebeverina) y, en aquellos países donde están disponibles, también los antagonistas 5-HT3 (como el alosetrón).

Tratamiento del dolor en adultos con el Síndrome del Intestino Irritable

Son recomendables los medicamentos antiespasmódicos
En el tipo estreñimiento predominante (SII-C) debería probarse la fibra en forma de gelificadores solubles en agua, como las cáscaras de zaragatona (psilio). Una alternativa son los laxantes de tipo macrogol u otros laxantes osmóticos o estimulantes, si bien solo mejoran el estreñimiento sin efecto sobre el dolor ni la distensión. Una alternativa eficaz es la linaclotida, que produce mejoría del estreñimiento, dolor y distensión. El prucalopride es una posible opción en los casos refractarios debido a la eficacia demostrada en el estreñimiento crónico. También puede utilizarse lubiprostone, un activador del canal clorhídrico, en los países en que está disponible, y distintos espasmolíticos, teniendo en cuenta la disponibilidad del tratamiento del SII-C. Pueden probarse ISRS en caso de SII-C refractario, especialmente en presencia de comorbilidades psíquicas.

También pueden emplearse probióticos y el STW-5. Otros productos fitoterapéuticos y mezclas a base de hierbas no han mostrado eficacia para el SII-C y, por lo tanto, no deberían utilizarse. Los antibióticos no reabsorbibles (como la rifaximina o la neomicina) no deberían suministrarse a pacientes con SII-C. Debido a los efectos adversos, actualmente no debería utilizarse en el tratamiento la domperidona, un agonista del receptor 2 de la dopamina.

Tratamiento del estreñimiento en adultos con el Síndrome del Intestino Irritable

Puede suministrarse fibra soluble y laxantes
En el tipo estreñimiento predominante (SII-C) debería probarse la fibra en forma de gelificadores solubles en agua, como las cáscaras de zaragatona (psilio). A modo de prueba, también pueden suministrarse laxantes de tipo macrogol u otros laxantes osmóticos o estimulantes. El prucalopride es una posible opción en los casos refractarios debido a la eficacia demostrada en el estreñimiento crónico. También puede utilizarse lubiprostone, un activador del canal clorhídrico, y distintos espasmolíticos teniendo en cuenta la disponibilidad del tratamiento del SII-C. Pueden probarse SSRI en caso de SII-C refractario, especialmente en presencia de dolores y/u otras comorbilidades psíquicas. A modo de prueba

también pueden emplearse probióticos y el preparado a base de plantas STW-5. Otros productos fitoterapéuticos y mezclas a base de hierbas no suelen ser eficaces para el SII-C, y por lo tanto, no deberían utilizarse. Los antibióticos no reabsorbibles (como la rifaximina o la neomicina) no deberían suministrarse a pacientes con SII-C. Debido a los resultados de estudios contradictorios, actualmente no debería utilizarse en el tratamiento la domperidona, un agonista del receptor 2 de la dopamina.

Tratamiento de la flatulencia en adultos con el Síndrome del Intestino Irritable

El tratamiento del estreñimiento y la diarrea en primer plano
Un tratamiento eficaz a base de medicamentos contra el estreñimiento o la diarrea en el paciente con SII también puede mejorar las molestias relacionadas con los gases, la distensión abdominal, el meteorismo y la flatulencia. Un tratamiento con rifaximina, un antibiótico no reabsorbible, puede emplearse en casos refractarios a las medidas dietéticas. Por el contrario, no son eficaces los colinérgicos/parasimpaticomiméticos, enzimas pancreáticas, analgésicos, antidepresivos tricíclicos ni ISRS. A día de hoy, no hay disponibles datos sobre las sustancias antiespumantes (simeticona, dimeticona) para el tratamiento del SII; no obstante, debido a los efectos positivos ejercidos en los síntomas en estudios sobre dispepsia y enteritis aguda, se puede realizar un ensayo de tratamiento.

Tratamiento del dolor y la diarrea en niños con Síndrome del Intestino Irritable

Alivio con aceite de hierbabuena y probióticos

El aceite de menta en cápsulas puede emplearse como espasmolítico en niños y jóvenes. Igualmente, en los niños se pueden probar los probióticos, especialmente en caso de génesis posentérica del SII o diarrea predominante.

La amitriptilina no debería emplearse para el tratamiento de niños y jóvenes, y también debería evitarse el uso habitual de analgésicos y espasmolíticos químicamente definidos, aunque pueden emplearse en casos excepcionales para el alivio del dolor puntual.

Tratamiento del estreñimiento y los gases en niños con Síndrome del Intestino Irritable

Puede emplearse un laxante determinado
Puede emplearse un laxante determinado. Debería probarse el uso de macrogol para el tratamiento del estreñimiento en el SII, evitando el consumo de otros laxantes.