Síntomas

  1. Dr. Schär Institute
  2. Síntomas

El cuadro clínico de la enfermedad celíaca ha cambiado con el paso de los años y los síntomas son muy variados. Hoy en día la enfermedad celíaca no se manifiesta, o por lo menos no lo hace exclusivamente, con las típicas molestias gastrointestinales sino que los síntomas incluyen desde dolor de cabeza hasta anemia ferropénica y problemas de fertilidad.

Los síntomas típicos de la enfermedad celíaca son diarrea, pérdida de peso, dolor abdominal, hinchazón, gases, náuseas… y en el caso de los niños además, irritabilidad y problemas de crecimiento. En algunos casos se presentan enfermedades asociadas que pueden indicar una enfermedad celíaca, como anemia ferropénica, osteoporosis, amenorrea, carencia de vitaminas y minerales, dermatitis herpetiforme (DH), abortos de repetición o una intolerancia a la lactosa. También las enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, las enfermedades hepáticas y tiroideas pueden estar relacionadad con la enfermedad celíaca.

Resumen de los síntomas

Síntomas gastrointestinales

  • Diarrea
  • Gases
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Esteatorrea
  • Meteorismo
  • Distensión abdominal

Síntomas extraintestinales

  • Anemia (hierro, vitamina B12, ácido fólico)
  • Osteoporosis y defectos en el esmalte dental
  • Hemorragias (falta de vitamina K)
  • Trastornos neurológicos
  • Atrofia, tetania
  • Problemas de fertilidad
  • Abortos
  • Valores hepáticos elevados
  • Dermatitis herpetiforme (DH)

Síntomas generales

  • Pérdida de peso
  • Problemas de crecimiento
  • Enanismo
  • Fatiga, cansancio

Formas clínicas de la enfermedad celíaca

Debido a la sintomatología heterogénea, la enfermedad celíaca se subdivide en distintas formas clínicas.

Enfermedad celíaca clásica

Los síntomas clásicos aparecen sobre todo en los niños
La enfermedad celíaca clásica, antiguamente denominada enfermedad celíaca típica, se desarrolla precozmente, por lo general algunos meses después del destete, y presenta los típicos síntomas: diarrea crónica, problemas de crecimiento, pérdida de apetito, náuseas y distensión abdominal. En los pacientes se detectan autoanticuerpos contra el endomisio y las transglutaminasas tisulares. Además, son visibles las típicas alteraciones histológicas de la mucosa en el intestino delgado.

Enfermedad celíaca sintomática

Los variados síntomas dificultan el diagnostico
La enfermedad celíaca sintomática, antiguamente denominada enfermedad celíaca atípica o manifiesta, aparece posteriormente con síntomas extraintestinales, como consecuencia de una malnutrición: anemia por falta de hierro, aumento de las transaminasas hepáticas, dolores de barriga recurrentes, hipoplasia del esmalte dental, dermatitis herpetiforme Duhring y problemas de crecimiento en la edad escolar. En esangre son detectables anticuerpos típicos de la enfermedad celíaca y tienen lugar alteraciones características de la mucosa del intestino delgado.

Enfermedad celíaca subclínica

Hallazgo accidental, puesto que no existen molestias perceptibles
La enfermedad celíaca subclínica, antiguamente denominada enfermedad celíaca asintomática o silenciosa, se diagnostica en sujetos asintomáticos por casualidad, mediante la detección de anticuerpos positivos al realizarles un examen serológico. También son detectables alteraciones histológicas de la mucosa del intestino delgado. En muchos casos, los síntomas solo están aparentemente ocultos, ya que se observa una mejora de la capacidad de rendimiento física y mental tras empezar la alimentación sin gluten.

Enfermedad celíaca potencial

Especialmente relevante para sujetos con enfermedades autoinmunes
Como enfermedad celíaca potencial, anteriormente denominada enfermedad celíaca latente, se denominan aquellos casos en que se detectan marcadores serológicos positivos, pero la biopsia del intestino es poco llamativa. Estas personas tienen que ser controladas para detectar lo antes posible el posible inicio de la atrofia vellositaria. A menudo la enfermedad celíaca también se diagnostica en sujetos que padecen una enfermedad autoinmune, especialmente diabetes tipo 1 y tiroiditis, síndromes como el síndrome de Down, Turner y Williams, o bien que presentan una carencia de IgA.

Enfermedad celíaca refractaria

La alimentación sin gluten no aporta ninguna mejora
Afecta a una parte muy pequeña de pacientes celíacos (cerca del 0,5 %). En estos casos, el paciente sigue manifestando síntomas y sigue presentando anticuerpos y daño intestinal específico de la enfermedad celíaca, a pesar del cumplimiento estricto de la dieta sin gluten.