El cultivo de cereales: entre tradición y modernidad

  1. Dr. Schär
  2. News
  3. El cultivo de cereales: entre tradición y modernidad
Cereal cultivation

El cultivo de cereales comenzó hace por lo menos 9000 años. A lo largo de la historia se ha dado prioridad a cultivos de diferentes tipos según el rendimiento y el potencial comercial.

Área de expertos
¿Es un profesional de la salud que trabaja con los trastornos relacionados con el gluten y el SII?

En la era moderna, valiéndonos de la investigación y las nuevas tecnologías, a menudo recuperamos cultivos menores -antiguas y menos difundidas- que ahora podemos mejorar, seleccionando su genética y potenciando sus componentes nutracéuticos, con el fin de promover el uso en la industria alimenticia.

 

A propósito de esto, como ya hemos dicho, como consecuencia del proyecto Re-Cereal promovido por el Centro de Investigación y Desarrollo Dr. Schär y financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, se han redactado las nuevas pautas para el cultivo de mijo y trigo sarraceno. Pasando de la teoría a la práctica, en el mismo contexto se han ideado algunos nuevos productos marca Schär.

La investigación científica dedicada a la selección e innovación varietal, con el objetivo de producir plantas resistentes a los cambios climáticos, es una demostración más de la aplicación de la ciencia y la tecnología en el cultivo de cereales moderno.

Pero la innovación no termina aquí. Gracias a la monitorización de los cultivos a través de sensores en red (la aplicación a la agricultura de lo que llamamos IoT, Internet of Things) ahora es posible realizar un análisis factorial cruzado muy preciso con el cual detectar condiciones desfavorables antes de que se presenten, e implementar acciones específicas con el fin de incidir positivamente en la calidad de los productos. Con estas tecnologías, algunos agricultores de la cadena Dr. Schär podrán contar con sensores instalados en el campo y monitorizar factores ambientales como temperatura, humedad relativa, mojadura de las hojas, milímetros de precipitación: todos parámetros integrados a través de un sistema de soporte a las decisiones DSS (Decisional Support Systems) con el propósito de monitorizar las necesidades de los cultivos y las posibles intervenciones en apoyo de la calidad.

Una notable ayuda en este sentido proviene de los satélites, que nos permiten practicar una agricultura de precisión ayudándonos a identificar las zonas cultivadas en sufrimiento, a establecer la demanda de fertilizantes u otros productos fitosanitarios y a mejorar la trazabilidad. Las imágenes satelitales son puestas a disposición gratuitamente por la ESA (European Space Agency) y la GSA (European Global Navigation Satellite Systems Agency).

Aún no todas estas posibilidades son realidades difundidas entre los agricultores: el uso de estas innovaciones requiere un esfuerzo significativo en términos de recursos económicos y actualización continua de los conocimientos.

Fiel a su ADN, Dr. Schär continúa creyendo e invirtiendo en investigación para optimizar las técnicas agronómicas y reducir el impacto en el medio ambiente. Los investigadores que trabajan en estos proyectos lo hacen no sólo en el campo sino también desde el Centro de Investigación y Desarrollo Dr. Schär, que se encuentra en el AREA Science Park (Padriciano – Trieste), parque científico y tecnológico multisectorial líder en el sector.