Sensibilidad al gluten/trigo en el manejo del paciente con problemas digestivos

  1. Dr. Schär Institute
  2. News
  3. Sensibilidad al gluten/trigo
  4. Sensibilidad al gluten/trigo en el manejo del paciente con problemas digestivos

La sensibilidad al gluten no celíaca fue descrita en el año 1978 [1] y fue reconocida posteriormente por los expertos de Salerno como un síndrome caracterizado por síntomas intestinales y extraintestinales relacionados con la ingestión de alimentos que contienen gluten en sujetos que no se ven afectados por la enfermedad celíaca ni por la alergia al trigo. 

En la actualidad no existe un biomarcador que confirme esta patología [2] y, además, la proteína que produce este efecto aún no se ha detectado, asociándose con algunos componentes diferentes al gluten, como las proteínas inhibidoras de la amilasa y la tripsina (ATI). Por ello, el término de "sensibilidad al gluten no celíaca" podría terminar denominándose "sensibilidad al trigo no celíaca" [3]. El tratamiento hasta nuevas investigaciones consiste en retirar el gluten de la dieta de forma estricta, aunque posteriormente se realice una reevaluación y se valore la tolerancia, considerándose que puede ser transitoria [4].

 

Los síntomas aparecen a las horas o días tras la ingesta de gluten y pueden ser típicamente digestivos, como hinchazón o dolor abdominal, pero también pueden aparecer otros síntomas extradigestivos, como dolor de cabeza y migraña, dolores musculares o "mente confusa" [5]. Además, algunas manifestaciones clínicas frecuentes son comunes a enfermedades reumatológicas, como la fatiga, la astenia y el dolor musculoesquelético, característico también de fibromialgia, espondiloartritis y afecciones autoinmunes [6].

 

Se debería tener en cuenta la posible relación entre el síndrome de intestino irritable y la sensibilidad al gluten no celíaca. El conocido como síndrome de intestino irritable es un trastorno intestinal frecuente que produce distensión y dolor abdominal, meteorismo, diarrea y estreñimiento. Estos síntomas también son comunes a la sensibilidad al gluten no celíaca, asociando por ello algunos estudios que el gluten podría desencadenar el síndrome de intestino irritable [7]. En un estudio de Reino Unido se observó, a través de los resultados de una encuesta de población con 1.002 adultos, que los individuos con sensibilidad al gluten no celíaca tenían una mayor prevalencia de cumplir con los criterios de Roma III para el síndrome del intestino irritable en comparación con aquellos sin sensibilidad al gluten no celíaca [8].

 

Otro aspecto a tener en cuenta son las aminas biógenas, como la histamina, demostrándose en un estudio que los síntomas de la sensibilidad al gluten no celíaca son muy similares a los que se pueden encontrar en la intolerancia a la histamina [9]. En este estudio se confirmaba que la dieta baja en histamina podría ser más efectiva que la dieta low FODMAP para el tratamiento de síntomas digestivos.

La "intolerancia a la histamina" se debe a la deficiencia de la enzima diaminooxidasa (DAO) [10]. Si se ingieren cantidades elevadas de histamina a través de alimentos y bebidas, y el paciente tiene una capacidad reducida de la enzima DAO para digerir la histamina, aparecerían síntomas [11].
Los alimentos con gluten, como el pan, la pasta, la pizza, el bulgur, el cuscús, o bebidas como la cerveza, además de contener gluten, son ricos en histamina por contener levaduras resultantes del proceso de fermentación o ir acompañados frecuentemente con tomate [12-17].
 

A pesar de no existir un biomarcador específico de diagnóstico de sensibilidad al gluten no celíaca, debe realizarse el protocolo específico de diagnóstico, teniendo en cuenta que la mala absorción o intolerancia de los alimentos requiere un tratamiento personalizado y una intervención dietética individual para el alivio sostenido de los síntomas llevada a cabo por un equipo multidisciplinar. Sumado a esto, cabe destacarse la necesitad de futuros estudios prospectivos y clínicos bien diseñados para establecer el verdadero papel del gluten como factor desencadenante de estas enfermedades.

  • Autores

    Dra. Sara López Oliva, Dr. Ismael San Mauro Martín
    Clínica CINUSA, Centros de Investigación en Nutrición y Salud
     

Bibliografía

1.    Ellis A, Linaker BD. Non-coeliac gluten sensitivity? Lancet. 1978;1:1358-9. 
2.    Catassi C, Elli L, Bonaz B, Bouma G, Carroccio A, Castillejo G, et al. Diagnosis of non-celiac gluten sensitivity (NCGS): The salerno experts’ criteria. Nutrients. 2015;7(6):4966-77. 
3.    Junker Y, Zeissig S, Kim SJ, Barisani D, Wieser H, Leffler DA, et al. Wheat amylase trypsin inhibitors drive intestinal inflammation via activation of toll-like receptor 4. J Exp Med. 2012;209:2395-408. 
4.    Fasano A, Sapone A, Zevallos V, Schuppan D. Non-celiac Gluten Sensitivity. Gastroenterology. 2015;148:1195-204. 
5.    Volta U, Bardella MT, Calabrò A, Troncone R, Corazza GR; Study Group for Non-Celiac Gluten Sensitivity. An Italian prospective multicenter survey on patients suspected of having non-celiac gluten sensitivity. BMC Med. 2014;12:85.
6.    Isasi C, Tejerina E, Morán LM. Non-celiac gluten sensitivity and rheumatic diseases. Reumatol Clin. 2016 Jan-Feb;12(1):4-10. 
7.    Catassi C, Alaedini A, Bojarski C, Bonaz B, Bouma G, Carroccio A, et al. The Overlapping Area of Non-Celiac Gluten Sensitivity (NCGS) and Wheat-Sensitive Irritable Bowel Syndrome (IBS): An Update. Nutrients. 2017;9(11). 
8.    Aziz I, Lewis NR, Hadjivassiliou M, Winfield SN, Rugg N, Kelsall A, et al. A UK study assessing the population prevalence of self-reported gluten sensitivity and referral characteristics to secondary care. Eur J Gastroenterol Hepatol. 2014;26:33-9. 
9.    Schnedl WJ, Lackner S, Enko D, Schenk M, Mangge H, Holasek SJ. Non-celiac gluten sensitivity: people without celiac disease avoiding gluten-is it due to histamine intolerance? Inflamm Res. 2018 Apr;67(4):279-84.
10.    Schwelberger HG. Histamine intolerance: a metabolic disease? Inflamm Res. 2010;59(Suppl 2):S219-21.
11.    Ji Y, Sakata Y, Li X, Zhang C, Yang Q, Xu M, et al. Lymphatic diamine oxidase secretion stimulated by fat absorption is linked with histamine release. Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol. 2013;304:G732-40.
12.    Kovacova-Hanuskova E, Buday T, Gavliakova S, Plevkova J. Histamine, histamine intoxication and intolerance. Allergol Immunopathol (Madr). 2015;43:498-506.
13.    Qi W, Hou LH, Guo HL, Wang CL, Fan ZC, Liu JF, et al. Effect of salt-tolerant yeast of Candida versatilis and Zygosaccharomyces rouxii on the production of biogenic amines during soy sauce fermentation. J Sci Food Agric. 2014;94:1537-42.
14.    Verheyen C, Albrecht A, Herrmann J, Strobl M, Jekle M, Becker T. The contribution of glutathione to the destabilizing effect of yeast on wheat dough. Food Chem. 2015;173:243-9.
15.    Chefkoch.de. [Internet]. Disponible en: http://www.chefkoch.de/rs/s60/bulgur/Rezepte.html; 593 Rezepte mit Bulgur. Accessed June 2017.
16.    Kohn JB. Is there a diet for histamine intolerance? J Acad Nutr Diet. 2014;114(11):1860.
17.    San Mauro Martín I, Brachero S, Garicano Vilar E. Histamine intolerance and dietary management: a complete review. Allergol Immunopathol (Madr). 2016;44:475-83.