Diagnóstico de la enfermedad celíaca en adultos: ¿aún necesitamos una biopsia?

  1. Dr. Schär Institute
  2. News
  3. Enfermedad celíaca
  4. Diagnóstico de la enfermedad celíaca en adultos: ¿aún necesitamos una biopsia?

Las pruebas serológicas son una parte esencial del diagnóstico en la enfermedad celíaca. Aunque los análisis serológicos que se utilizan actualmente son más precisos que los utilizados en el pasado, tampoco pueden garantizar una especificidad del 100%.

A pesar de todos los progresos realizados, el examen histológico sigue siendo un componente necesario para hacer un diagnóstico determinante de la enfermedad celíaca en adultos. Esto debe a tres principales retos a los que se enfrentan los profesionales frente a los pacientes adultos:

 

  1. Posibles falsos positivos y falsos negativos de los anticuerpos en sangre
  2. Variabilidad en la toma e interpretación de las biopsias intestinales
  3. Inicio de la dieta sin gluten antes de realizar las pruebas

En el análisis serológico se observa la determinación de los anticuerpos específicos que se generan contra el gluten. Es por ello, que, para poder detectar estos anticuerpos, el paciente tiene que estar consumiendo gluten.

No obstante, un reciente artículo elaborado por expertos en enfermedad celíaca de Gran Bretaña, resume el status quo de las pruebas deben usar los profesionales médicos. Los autores esperan que estudios con resultados significativos puedan cambiar el diagnóstico en adultos en los próximos cinco años y que, en el futuro, únicamente se necesiten pruebas serológicas.

De hecho, recientes investigaciones del Dr. David Sanders (Hospital de Sheffield, Reino Unido) se han centrado en la posibilidad de diagnosticar sin biopsia a pacientes adultos. Entre los participantes de sus estudios, se ha observado atrofia vellositaria en el 90% de los casos con anticuerpos anti-TG2 cuyos valores están elevados 10 veces por encima del valor normal, y en el 96% en los que la elevación es 20 veces superior al valor normal.

Conclusión

Las pruebas serológicas no solo son un componente esencial para el diagnóstico de la enfermedad celíaca, sino que también se utilizan para verificar el cumplimiento de la dieta libre de gluten en los controles anuales y, según las últimas investigaciones, para sospechar de la existencia de atrofia vellositaria. En los próximos años quedará claro si en el futuro será posible prescindir de la biopsia en adultos, pudiendo así agilizar el diagnóstico, reduciendo costes y evitando una prueba invasiva a los pacientes.